Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings Contact Us

Las alergias y el sistema inmunitario

Las enfermedades alérgicas son una de las afecciones crónicas más comunes del mundo. Las personas con antecedentes familiares de alergias corren más riesgo de tener enfermedades alérgicas. Algunos tipos de enfermedades alérgicas son la fiebre del heno (rinitis alérgica), el eccema, la urticaria, el asma y la alergia alimentaria. Los síntomas de alergia pueden ser desde leves hasta una reacción alérgica grave potencialmente mortal (anafilaxia).

Las reacciones alérgicas comienzan en el sistema inmunitario. Cuando una persona alérgica al polvo, al moho o al polen tiene contacto con una de estas sustancias inofensivas, el sistema inmunitario puede reaccionar de manera exagerada y producir anticuerpos que atacan el alérgeno. Estas sustancias pueden causar silbidos al respirar, picazón, goteo nasal, lagrimeo o picazón en los ojos, así como otros síntomas.

¿Qué es el sistema inmunitario?

El objetivo del sistema inmunitario es defenderse y mantener fuera del cuerpo a los microorganismos, como, por ejemplo, algunas bacterias, ciertos virus y hongos. También se ocupa de destruir todo microorganismo infeccioso que invade el cuerpo. El sistema inmunitario está formado por una red compleja y vital de células y órganos que protegen al cuerpo contra las infecciones.

Ilustración del sistema inmunitario
El sistema inmunitario - Haga clic para agrandar la imagen

Los órganos que forman parte del sistema inmunitario reciben el nombre de linfáticos. Estos afectan el crecimiento, el desarrollo y la liberación de ciertos glóbulos blancos llamados linfocitos. Los vasos sanguíneos y los linfáticos son partes importantes de los órganos linfáticos. Transportan los linfocitos desde diferentes zonas del cuerpo y hacia estas. Cada uno de los órganos linfáticos desempeña un papel en la producción y la activación de los linfocitos.

Los órganos linfáticos incluyen lo siguiente:

  • Las adenoides (2 glándulas situadas en la parte posterior de los conductos nasales)

  • El apéndice (un tubo delgado unido al intestino grueso)

  • Los vasos sanguíneos (las arterias, las venas y los capilares por donde circula la sangre)

  • La médula ósea (el tejido suave y graso que se encuentra en las cavidades óseas)

  • Los ganglios linfáticos (pequeños órganos con forma de frijoles que se encuentran en todo el cuerpo y se conectan por medio de los vasos linfáticos)

  • Los vasos linfáticos (una red de canales que atraviesa todo el cuerpo y transporta linfocitos a los órganos linfáticos y al torrente sanguíneo)

  • Las placas de Peyer (tejido linfático localizado en el intestino delgado)

  • El bazo (un órgano del tamaño de un puño que se ubica en la cavidad abdominal)

  • El timo (2 lóbulos que se unen por delante de la tráquea detrás del esternón)

  • Las amígdalas (2 masas de forma ovalada que están detrás de la garganta)

¿Cómo se vuelve alérgica una persona?

Los alérgenos pueden inhalarse, ingerirse o ingresar a través de la piel. Las reacciones alérgicas frecuentes, como la fiebre del heno (rinitis alérgica), determinados tipos de asma y la urticaria, están relacionadas con un anticuerpo producido por el organismo llamado inmunoglobulina E (IgE). Cada anticuerpo IgE puede ser muy específico y reaccionar contra ciertos tipos de polen y otros alérgenos. En otras palabras, una persona puede ser alérgica a un tipo de polen, pero no a otro. Cuando se expone a una persona sensible a un alérgeno, el cuerpo empieza a producir una gran cantidad de anticuerpos IgE similares. La siguiente exposición al mismo alérgeno puede derivar en una reacción alérgica. Los síntomas de una reacción alérgica variarán en función del tipo de alérgeno al que se estuvo expuesto y de su cantidad, y de la forma en que el sistema inmunitario reacciona a esa sustancia.

Las alergias pueden afectar a cualquier persona, independientemente de la edad, del género, de la raza o de la condición socioeconómica. Por lo general, son más comunes en los niños, pero pueden ocurrir a cualquier edad. Las reacciones alérgicas pueden volver a aparecer después de muchos años de remisión.  Las hormonas, el estrés, el humo, los perfumes o los irritantes ambientales también pueden jugar un papel en el desarrollo o la gravedad de las alergias.

¿Qué es un choque anafiláctico?

Un choque anafiláctico, llamado también anafilaxia, es una reacción grave potencialmente mortal a determinados alérgenos. Puede ocurrir en el término de minutos o a veces hasta una hora o más después de la exposición a los alérgenos. que hace que los tejidos corporales, incluidos los de la garganta, se inflamen. Se produce también un descenso repentino de la presión arterial. Los siguientes son los síntomas más comunes de un choque anafiláctico. Sin embargo, cada persona puede experimentarlos de manera diferente. Otros síntomas:

  • Picazón, erupción cutánea de color rojo y urticaria en gran parte del cuerpo

  • Sensación de calor

  • Hinchazón de la garganta y la lengua, u opresión en la garganta

  • Problemas para respirar o falta de aliento

  • Mareos

  • Dolor de cabeza

  • Dolor o cólicos intestinales

  • Náuseas, vómitos o diarrea

  • Shock

  • Pérdida del conocimiento

  • Sensación de mareo

  • Ansiedad

  • Opresión en el pecho

  • Frecuencia cardíaca anormal (demasiado rápida o demasiado lenta)

El choque anafiláctico puede deberse a una reacción alérgica a medicamentos, alimentos, sueros, venenos de insectos, extractos de alérgeno o sustancias químicas. Algunas personas que saben que son alérgicas llevan consigo un equipo de emergencia en caso de anafilaxia que contiene epinefrina inyectable. Este medicamento estimula las glándulas suprarrenales y aumenta la frecuencia y la fuerza de los latidos del corazón.

Revisor médico: Allen J Blaivas DO
Revisor médico: Daphne Pierce-Smith RN MSN
Revisor médico: Rita Sather RN
Última revisión: 2/1/2021
© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
About StayWell | StayWell Disclaimer